Fecha de publicación: 30/06/2006

Poco ganado en la feria de San Pedro celebrada ayer en el recinto de La Serna

Poco ganado se dio cita ayer en Potes

Los lebaniegos optaron por dejar sus animales en los pueblos para evitar problemas de tráfico a pesar de tener animales que presentar el certamen

Ayer se celebró en la capital lebaniega, Potes, la tradicional feria anual de San Pedro, teniendo como escenario el habitual recinto de La Serna, ocupado por muchos coches, que apenas dejaban espacio para asentar el ganado.

Menos mal que la concurrencia de animales fue más bien testimonial. Algunos ganaderos optaron por acudir a la cita ganadera de la villa pero sin animales, para evitar problemas de tráfico, caso de Tomás Fernández, conocido ganadero y tratante de Ojedo, quien tenía saneadas 40 vacas, listas para vender.

Parecido pensó Julio Ciros, el veterinario, que el día antes vendió un toro de raza asturiana de los valles, de cinco años de edad, en la bonita cantidad de 3.607 euros, un semental gran raceados, puro.

La oferta de ganado consistió en tres manadas de caballar, mayor y menor, y dos partidas de añojos de razas cárnicas, muy buenos, para sementales. De otras especies: ovino, caprino y porcino menor, ni un rabo. Visto el panorama que ofrecía La Serna en una mañana soleada y temperatura agradable, dio pie para comentarios como este, «esto se acaba» en clara referencia al sector primario, en retroceso también en Liébana.

El censo de ganaderías se sitúa en menos de 400, entre todos los municipios, que manejan del orden de 4.000 vacas madres. La última campaña de saneamiento limpia de brucelosis y otras enfermedades.

Pocas transaciones

Entre las pocas transacciones realizadas citar la venta de ocho yeguas con potros, de José Antonio Pablos Gómez y Tomás Gómez, que se hicieron una con otra a 1.373 euros unidad, con sus correspondientes crías. Quizá cambiaran de dueño algunos añojos de los ofertados. Es lo que dio de sí en lo comercial esta feria de San Pedro, con más pena que gloria este año, antaño fecha de contratacciones de ganaderos, según José Ramón Salceda, alcalde pedáneo regionalista de Lomeña.

En Liébana ha sido bien acogido el proyecto de construcción de un matadero homologado en la finca Sotama, del Gobierno cántabro por un presupuesto de 500 millones de pesetas, cuyas obras se iniciarán en septiembre y está previsto que terminen en mayo del próximo año. Aquella comarca lebaniega es una fiesta todos los días, y Potes, no digamos, con la cantidad de gentes que recibe de toda procedencia con motivo del Año Santo Jubilar. Cabe pensar tal y como está el acceso por el Desfiladero de La Hermida, que Fomento tendrá que hacer algo para aliviar en lo posible el denso tráfico, sobre todo los fines de semana, festivos incluidos.