Fecha de publicación: 05/05/2006

La Virgen de la Luz volvió a Peña Sagra

Alrededor de 200 personas acompañaron a la Santuca hasta su santuario en la cumbre.
Ayer, día 4 de mayo y a las 4 de la tarde, los lebaniegos celebraron junto a su Patrona, la Virgen de la luz, la última misa de su novena en la iglesia de Aniezo para luego tomar las andas y de nuevo, un año más, según manda la tradición, encaminarse, Peña Sagra arriba, en una procesión secular que devuelve a la Señora del Valle Estrecho a su santuario en las estribaciones del Cuernón de Peña Sagra.  Desde allí, desde su cumbre, vigila toda la comarca y a sus habitantes.
No importó que lloviese, ni tampoco el brusco cambio de temperatura a las más de cien personas que abarrotaron el lugar de culto ni al casi centenar que tuvo que seguir la celebración desde el exterior. La pequeña iglesia de Aniezo no daba cabida a tanta gente. Tras la misa, los devotos adoraron a la Santuca, quien seguidamente fue conducida en su sitial hasta la ermita que la cobijará. Para el trayecto y debido al mal tiempo, hubo que cubrir la imagen con un plástico que dejaba ver la pequeña silueta de la Señora de la Primavera, y como si ella hubiese sabido de la necesidad de agua para sus campos, no le importó que lloviese en su regreso a la cumbre.
Por su parte Alfonso Gutiérrez, alcalde de Potes, hizo balance de la celebración que tuvo lugar el pasado día 2 de Mayo, día de la Luz, y afirmó sentir profundamente el no haber podido asistir  a los actos procesionales por problemas personales y añadió 'como lebaniego, lo he sentido, no he  podido llevarla este año,  esto es algo que hace muchos años  que no sucedía y espero poder volver a coger las andas el próximo año'.