Fecha de publicación: 19/10/2006

La Academia Cántabra de Gastronomía impulsa el Menú del Peregrino

Un momento del acto celebrado ayer en el Hotel Valdecoro.

Ayer se procedió, en el Hotel Valdecoro, al acto de presentación

La capital lebaniega acogió ayer el acto de presentación y apoyo al Menú del Peregrino por parte de la Academia Cántabra de Gastronomía, la cual concibe la restauración como atractivo turístico de primer orden. El objetivo de esta sociedad es potenciar la cocina tradicional lebaniega y, del mismo modo, la cocina tradicional cántabra. Sus acciones van encaminadas, básicamente, a defender y dar a conocer las singularidades de la cocina cántabra a los muchos profesionales que trabajan en el sector, haciendo especial hincapié en los procedentes de otros lugares.

Manuel Arroyo, presidente de la Academia Cántabra de Gastronomía, estuvo acompañado del resto de cofrades entre los que se encontraba Mariano Linares, presidente de Editorial Cantabria. Durante el acto, que tuvo lugar en el Hotel Valdecoro, se presentó la carta que edita la Consejería de Cultura y que ofrecen 40 restaurantes de la comarca lebaniega. En ella se describe el menú del Peregrino y su proceso de elaboración. El menú está compuesto por cocido lebaniego, con sopa, garbanzos y compaño o acompañamiento; de postre: canónigo, y a elegir: té del puerto ó café y orujo, además del pan y la bebida.

La Academia Cántabra está en marcha desde hace tres años y está integrada en la Academia Española.

Asimismo, ayer se realizó la propuesta de concesión de los premios a la Gastronomía de Cantabria 2006.